Poemas de Mecha Foderé

Anuncio

Un día de abril, desperté sonriendo.
Mi corazón latía con fuerzas.
Un presentimiento inenarrable me envolvía…
A media mañana, tomé un cántaro
y por un senderito de aquella tierra roja,
Bajé un cerro…
para traer agua fresca de un manantial…
Había llenado mi cántaro,
cuando un mareo intenso me tumbó
sobre un lecho de orquídeas y helechos silvestres…
Al reponerme,
me senté sobre una piedra de cristal de roca
a orillas del arroyito cantarín…
entre brisas que acariciaban los árboles
y trinos de variados pájaros…
Mi corazón latió con más fuerzas todavía:
Sentí en mi vientre el palpitar de una vida…
¡Así te anunciaste hijo mío!
Tocar el cielo con las manos fue fácil.
Regresé radiante: iba a ser madre…
A la llegada de mi esposo
narré la experiencia vivida.
Abrazarnos, besarnos y llorar fue el alborozo…
En mi tierra natal
llegaste a mis brazos un día de enero…
Ese momento fue único:
contemplarte, oír tu llanto y acariciarte un elixir…
Desear lo mejor del mundo para ti,
fue primordial…
Además de sentir que de mi vida realizada
eres lo más importante.
Mecha Foderé

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: