Poemas de Mecha Foderé

Madre mía, dorado cielo


Madre mía que habitas una estrella;

pero estás presente en mi vida en forma perdurable

Recuerdo cuando tus brazos me enlazaban

con tu fragancia de lirios y violetas,

y tu mirada con devoción de amor insuperable…

Me rebelaste los secretos de la vida

y la meta ha recorrer,

para conquistar con empuje

el pasar por la existencia.

Tu vigor fue un logro estricto

induciendo apego a conductas heroicas.

Tu ternura filial no tuvo límites.

Siempre estas, aún hoy en los momentos aciagos;

cuando la demanda o infortunio me agita.

Madre vial, de corazón inmensurable

y personalidad arrolladora.

Eres el resguardo, protección y custodia

de mi alma que siempre te recuerda.

Con sonrisa plena, tus canciones,

tu voz jovial y ternura

Inundabas los corazones

de quienes te escoltábamos…

Eras como una brisa penetrando los rincones,

asistiendo a los que te necesitaban,

Con la palabra, el consuelo o el abrazo justo,

de tu intenso estigma sentimental,

que envolvías a quienes te rodeábamos…

Hoy estalla en mis ojos tu recuerdo sagrado,

Junto al dorado cielo del inmenso infinito…

 

 

Mecha Foderé

1 comentario »

  1. Aun nos envuelve aquella brisa amorosa que nuestra amada madre nos dejo para que permanezcamos unidas como dos almas gemelas.
    Preciosos versos que inundan mi alma de bellos y profundos recuerdos.

    Comentario por Estela Fodere — enero 14, 2008 @ 1:45 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: